JIMI sofá escandinavo

¿Cómo decorar una casa con estilo nórdico?

¿Cómo decorar una casa con estilo nórdico?. Las mejores ideas para decorar con estilo nórdico, te ayudamos a escoger.

¿Cómo decorar una casa estilo nórdico?

El estilo nórdico se origina en los países escandinavos, en Noruega, Suecia y Dinamarca y en los últimos años se está imponiendo en todo el mundo. Es un estilo de formas sencillas y de aspecto fresco y minimalista, pero lo que más destaca del estilo nórdico en decoración es la comodidad.

El contraste de colores en el estilo nórdico es muy suave, no hay colores fuertes ni estridentes, todo está en armonía para transmitir calidez, tranquilidad y relajación.

Las estancias se llenan de luz y colores claros, se basa en que en los países del norte de Europa utilizan este recurso estilístico para compensar la falta de luz y sol, el resultado son ambientes claros y llenos de luz.

La idea principal es no sobrecargar las estancias con muebles, adornos y textiles que no son necesarios, solo se colocan piezas que tienen utilidad, creando ambientes con espacios, pensados para disfrutar con toda la familia.

Te ayudamos a escoger, te ofrecemos ideas para que puedas decorar tu casa con estilo nórdico.

Los colores en el estilo nórdico

Los colores utilizados en decoración estilo nórdico son tonos muy claros, por lo general tonos pastel, liderados por el blando.

La combinación del blanco con el beige o el gris claro, es la más utilizado, además queda muy elegante y permite a los textiles tener un protagonismo en forma de cojines, para contrastar con los colores neutros predominantes.

Los materiales

Para decorar con el estilo nórdico se utilizan los muebles de madera, piezas únicas de madera clara y textiles naturales.

La madera es la protagonista, en el suelo, muebles y en los complementos. Maderas claras para dar amplitud a las estancias, como la haya o abedul, ya que son las maderas que predominan en los países nórdicos, aunque también se utilizan el roble o pino, pero siempre en tonalidades naturales.

El minimalismo en el estilo nórdico

El objetivo que pretende alcanzar el estilo nórdico en la decoración es simplificar, eliminar lo que no es esencial y quedarte con lo que si importa, con lo que se utiliza realmente, sin los adornos suplérfluos innecesarios.

Lo que nos lleva al concepto del minimalismo, menos es más, la abstracción, con menos piezas de decoración pero muy bien escogidas, se consigue más elegancia.

La sencillez, economía de los adornos, líneas puras y funcionales, geometría en las formas y armonía de colores, define el minimalismo y define el estilo nórdico en decoración.

El sofá el gran protagonista

Una pieza única o con dos sillones, pero es el eje central de un salón, es donde vas a pasar horas de relajación, por tanto tienes que elegirlo bien.

En la decoración con estilo nórdico los sofás son de colores pastel, son colores neutros que nos son estridentes y que se integran en el ambiente, siendo protagonistas pero sin llamar la atención.

Colores más utilizados, el gris en varias tonalidades, colores beiges, incluso rosas, todo en tonalidades tenues.

El comedor estilo nórdico

El estilo característico de las mesas y las sillas en la decoración nórdica es la sencillez y la combinación de la madera de tonos naturales con el blanco.

Líneas sencillas en las mesas y mucha imaginación en las sillas, pudiendo ser en materiales diferentes, incluso sillas transparentes.

El encanto de combinar la madera natural con tejidos neutros y el blanco, para dar un ambiente cálido y relajante.

El toque de color: los cojines para el sofá en el estilo nórdico

La ventaja de tener un sofá en estilo nórdico, es que será la base de la decoración sobre la cual podrás dar rienda suelta a tu imaginación colocando los toques de color.

Los cojines cobran relevancia ya que van a ser la nota de color entre los tonos pasteles del resto de elementos.

Con dibujos geométricos, rayas, manchas, etc… todo vale, decídete por el color y combinalos con cojines lisos de colores más intensos.

Las cortinas o estores

Las cortinas en el estilo nórdico deben pasar totalmente desapercibidas, si bien son realmente visillos transparentes para dejar pasar la luz. Preferentemente blancos o bien en tonos muy ténues para no tener casi protagonismo.

Ya sean estores o cortinas, tienen que tener sencillez visual, es decir que no llamen la atención, tienen la misma importancia dentro del todo, todos los elementos son importantes, pero no deben llamar la atención.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *